Lo importante es saber que, aunque elijáis uno u otro nivel, la experiencia no varía y la historia del juego es la misma. No vais a perderos nada y lo único que se ajusta es el nivel de ayuda de las pistas que os iréis encontrando en la aventura.

Nuestra recomendación es que escojáis siempre el Nivel Normal si es la primera vez que venís a una sala o si soléis hacer algunas salas pero no sois habituales. El Nivel Difícil tiene una dificultad mayor de lo habitual, por lo que es ideal para esos grupos de escapistas que ya tienen su cuadrilla hecha y llevan más de una docena de salas realizadas. Y os recomendamos el Nivel Experto, sólo si -como nosotros- compartís una obsesión por las salas de escape y queréis un auténtico desafío difícil de superar.